Laura, luces de arte y vinos

367

Desde hace 16 años somos convocados a cosechar, a veces uva, a veces aceitunas, para aprender un poco del proceso del vino o del aceite de oliva, compartir un asado multitudinario – cada año se suman nuevos colegas- y a partir de esa experiencia, producir una obra de pequeño formato que dará lugar a la muestra colectiva anual que, claro, lleva por título Cosecha de artistas.

Además, la bodega realiza con esas obras una colección especial de etiquetas (de vino o aceite de oliva según la ocasión). Estas botellas no están a la venta sino que se reparten entre los artistas participante y la propia bodega.

La primera Cosecha… tuvo lugar hace 16 años. Doña Emma Zuccardi nos convocó desde entonces cada año y sólo se interrumpió en pandemia. Lamentablemente, Emma falleció durante el confinamiento pero fue su nieta, Julia tomo la posta con el acompañamiento de Pupi Agüero, gran gestora cultural mendocina.

De hecho, la Cosecha de artistas 2022 se hizo en homenaje a la querida Emma Zuccardi.

Siempre ha sido una fiesta participar en ella Esperar la propuesta, compartir con los colegas, realizar la obra, brindar en la inauguración.

Quien nos contó lo que acaban de leer se llama Laura Rudman y el evento al que se refirió es, como ya lo expresó, Cosecha de artistas que cada año reúne a las y los artistas que alguna vez hemos expuesto en la Cava de Arte de la Bodega Santa Julia, añadió ella misma en dialogo digital, aunque llegará por Mendoza, porque de Mendoza hablamos, y muy pronto, una delegación rampante de Tomate, a visitar entrañables amigos, entre los que se encuentran Laura y sus padres, artistas plásticas como ella, notable; cocineras que son artistas también, músicos, poetas y… bodegas, por supuesto.

Laura Rudman nació en aquella provincia del Cuyo, en 1975. Egresó de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Estudió en Buenos Aires con Carlos Gorriarena. Sus obras integran colecciones privadas en Argentina, Chile, México, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, Puerto Rico, Ecuador, Finlandia y España. Vive y trabaja en Russell, Maipú (Mendoza).

Ella misma nos envió dos imágenes de parte de su obra dedicada a Cosecha de artistas. Ambas acompañan a este texto: Corazón de olivo y Recetas desde el nido (para la cosecha 2022 en homenaje a Doña Emma Zuccardi)

Camila Reveco, editora la Revista Ophelia escribió en un excelente artículo sobre Laura Rudman: Los bares y cafés, los patios y las baldosas; las mesas, sillas y tazas de café… los barcos y grullas de papel. Todo es visto por la artista mendocina desde una experiencia estética, todo está cargado de nostalgia. Cada pintura, es una casa (un hogar) lleno de historias.

Y ella dijo para ese texto: Me inspiro en una palabra, en un pedacito de una canción, en alguna poesía… Está dentro de mí lo que yo quiero decir, lo que quiero hacer. Casi te podría decir que para mí, “artista”, es aquel que se vale del oficio y de la herramienta para expresar profundamente lo que es único, lo que es interior. Toda la obra es un camino para poder desentrañar conceptos e ideas en el papel, en el volumen, en lo que sea”.

En Mendoza, entre bodegas, una y otra vez el arte y la poesía danzan entre mantos de vides y olivares.

Entonces, y para cerrar

Con la sombra del año, con el tiempo que envejece al otoño en la madera, madura al rojo el corazón del vino  fraguado en calendarios de paciencia. La ciencia milenaria de su alquimia no admite sino el cálculo del clima cuando el mosto recobra el movimiento y en su fermentación hierve la vida. Enmelada de abejas va la tarde, fundándole regiones de dulzura, como una jubilosa flor del aire dormida en el vivero de la espuma. El vino va del verde a lo morado, tornasol de la rosa, transparencia donde la luz es sólida un instante y el aroma un lugar de residencia.  El hombre sabe a vino. El vino a hombre (…). De Carta de vinos, poesía que es obra de ese gran poeta llamado Armando Tejada Gómez (1929-1992).

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.