Es roja como la sangre…y dulzona

213

Se la conoce como acelga, acelga bravía, acelga colorada, acelga común, acelga cultivada, acelga marina, acelga negra, acelga castellana o de campo. Como acelga silvestre, loca, betabel, raíz de la miseria o de la reina. Pero es la remolacha.

Es originaria de África. Los antiguos egipcios, griego y romanos utilizaban las hojas, a la que se le adjudicaban atributos medicinales. Durante el Medioevo, ricos y nobles la despreciaban, como a todos los tubérculos; a la vieja Europa debieron llegar las americanas papas para que esos recursos de la tierra fuesen revalorizados. Llegaron a nuestras tierras con la Conquista y sus viajeros.

Un sitio oficial con información sobre agricultura, ganadería y pesca del ministerio de Economía argentino da cuenta de que, por las características de su cultivo y las características geográficas del país en los mercados locales se encuentran remolachas durante todo el año. Las variedades de producción actual provienen de aquella conocida como Acelga de mar o Beta marítima.

Cómo no asociarla al borsch, esa sopa espesa de los rusos y los ucranianos – a ver si se dejan de joder con tanta bomba, que en las guerras sólo sufren los pueblos -, y puede decirse de toda la Europa central y oriental.

Y a las ensaladas, cruda o hervida, incluso horneada; pero para lo ocasión aquí va un receta de regalo, creación de una queridísima amiga de Tomate, Liliana Lorenzo, de Salliqueló, pueblo del Oeste bonaerense que fuera fundado a comienzos del XX sobre tierras que, recordado sea de paso, le fueron usurpadas a los ranqueles por un genocida, llamado Julio Argentino Roca.

Docente, artesana y artista plástica ella, las prepara hervidas y enfriadas; cortadas en rodajas, con uno o dos dientes de ajo enteros, aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta. Si meten manos a la obra, a comerlas mañana, pues les habrá llegado a las reinas remolachas todo su esplendor y brillo…Una ensalada que recomendamos como dama de compañía de unos filetes de anchoas de banco a la plancha, así mismo, simplecitos; y con las hojas una tortilla real.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.