Un chino pollo agridulce, y de rechupete

507

 

Nos inundan con recetas para cocinar pollos. Que pollo a la naranja o con papas y cebolla. Pollo entero al horno o pollo frito crujiente. También nos proponen pollo guisado a la cerveza o pollo al ajillo, frito. Pero entre los destacados, para muchos y sin dudas se encuentra el clásico pollo agridulce asociado a la casi omnicomprensiva coquinaria china; y además popular en el orbe entero.

Es un plato al que le han salido muchos padres. Hay quienes sostienen que se trata de un aperitivo típico de la gastronomía chino-estadounidense: consiste esencialmente en tiras de carne blanca de pollo, rebozadas y fritas; y hasta los estadounidenses lo pueden cocinar, dicho sea de paso porque bien se sabe que por aquella tierras del Norte no existe mucha sensibilidad cocinera popular que digamos.

Pero, en realidad, el pollo agridulce o con salsa agridulce al estilo chino es un plato que tiene origen en Cantón, provincia del sur de la República Popular China y data del siglo XVIII.

La cocina cantonesa es una de las más reconocidas fuera de China y por lo tanto una de las más aplicadas en ese universo superpoblando de restaurantes chinos en el mundo entero.

Los mentideros de los libros de cocina dicen que esta receta surgió como variante del cerdo agridulce, otro de los platos infaltables en los restaurantes chinos de ultramar.

Cuenta la historia, que al momento en que se creó era un alimento reservado a las grandes familias de la zona del condado de Shunde y que fue durante el siglo XX cuando se internacionalizó, en principios gracias a la emigración china hacia Estados Unidos.

Contingente de  chinos y de otros países asiáticos llegaron al Oeste estadounidense cuando la llamada fiebre del oro, a mediado9s del siglo XX. La impronta de ese establecimiento de cocinas asiáticas fue de enorme magnitud, tanto que un plato muy famoso, el Chop suey, es propio de la ciudad de San Francisco.

Ahora uno poco de trabajo, para después comer; y que salga para cuatro comensales…

Filetear y limpiar dos o tres supremas de pollo, tirando a grandecitas. Cortarlas en tiras de mediano tamaños.

En un bol batimos dos huevos. Entonces añadimos el pollo troceado y  una pizca de sal. Después añadimos una cucharada de vino blanco y otra de salsa de soja. Mezclamos bien y dejamos la marinada algunas horas en la heladera.

Después, añadimos fécula de maíz hasta que la carne de pollo marinada se empaste, o pasamos cada trozo por ella, al estilo del empanizado.

Mientras las carnes reposan preparamos la salsa agridulce que acompañará al pollo: mezclamos una cucharada de salsa kétchup, otra de salsa de soja, un vaso pequeño de vinagre de arroz y un poco de azúcar negra en un tazón con de agua calentamos hasta que espese.

Entonces freímos las tiras de pollo en abundante aceite hasta que luzcan doradas y las colocamos sobre un papel absorbente.

En un wok o sartén grande calentamos una cucharada de aceite y preparamos un sofrito con dos dientes de ajo picados, una cebolla triturada y un morrón rojo y otro verde, cortados en pequeño.

Ahora sí, añadimos la salsa agridulce, junto a una cucharadita de fécula de maíz y calentamos…Finalmente agregamos el pollo y dejamos que todo tome temperatura…Listo…

Y un buen arroz blanco hecho al vapor sabe a excelente compañía.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.