Un carpaccio de Pleoticus muelleri

Exif_JPEG_420
654

El langostino argentino es una especie de aguas templado-frías. Los límites latitudinales de su distribución son: las costas de Santa Cruz, Argentina (aproximadamente latitud 50º00’S) y Río de Janeiro, Brasil (aproximadamente latitud 23º00’S). Se los ha capturado en profundidades que oscilan entre los 3 y 100m. Notables son los ejemplares del litoral patagónico y del área marítima bonaerense. La temporada de captura finaliza cuando se acerca el otoño.

Las principales características del langostino son: un ciclo de vida corto, considerado anual en términos pesqueros, una tasa de crecimiento alta y variable espacio-temporalmente y un gran potencial reproductivo. Las tallas máximas de los machos son menores a las de las hembras. Los machos alcanzan tallas de hasta 45 mm de largo de caparazón o cefalotórax (18 cm de largo total y aproximadamente 50 g de peso total) y las hembras alcanzan tallas de hasta 58 mm de largo de caparazón o cefalotórax (22,5 cm de largo total y aproximadamente 90 g de peso total). Acaban de leer datos provistos por el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP).

Y algo más, tomado de publicaciones especializadas españolas, acerca de camarones, langostinos y gambas, términos tan intercambiables entre quienes aman la cocina del mar.

Los camarones gallegos son crustáceos de diez patas que pertenecen a la familia de los Caridea, tienen el cuerpo alargado y suelen medir entre los 3 y los 6 cm.

¿En qué se diferencian un camarón gallego de un camarón atlántico?

La clave está en su coloración cuando están cocidos. El camarón gallego adquiere un color rojo intenso, mientras que el atlántico es mucho más pálido.

La principal diferencia entre las gambas y los camarones es su tamaño. La gamba es la más grande y, por lo tanto, las que más carne tiene.

Si hablamos de sabor, los camarones son mucho más sabrosos, por lo que hay que tener cuidado a la hora de condimentarlos y añadirles sal.

El camarón es un excelente antioxidante natural, ya que su gran cantidad de selenio neutraliza el daño de los radicales libres. Además, tiene un alto contenido en Omega 3 y vitamina D por lo que ayuda a absorber el calcio y el fósforo y a cuidar la salud cardiovascular.

¿Qué diferencias existen entre los camarones y los langostinos?

Aunque en algunos países de Latinoamérica no se distingue entre camarones y langostinos, las diferencias entre ambos mariscos son bastante palpables.

Los langostinos miden entre 12 y 15 centímetros, por lo que son muchos más grandes que los camarones.

El camarón tiene  las patas más cortas y las pinzas son más grandes.

Al igual que ocurre con las gambas, los camarones tienen un sabor mucho más intenso que los langostinos.

Ahora entonces una receta. La del carpaccio anunciado en el título, adaptada de una versión que publicara el sitio El Trotamanteles.

Por cada plato…

10 langostinos del mar Argentino

3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen

1 cucharada de postre de vinagre balsámico o de jugo de limón

Pimienta negra molida

Sal de esa que por aquí se le dice parrillera o en granos mediano si es marina

Picado de perejil o cebolla verdeo, para el final

Film transparente

Preparación

Descongelar y pelar los langostinos, cuidadosamente.

Reservar las colas peladas por un lado y las cabezas por otro.

Partirlos por la parte central superior para  retirarles la tripa, ese hilillo negro u oscuro,

Los disponemos sobre un trozo de papel film con la parte exterior hacia abajo. Los cubrimos con otro film y los vamos aplastando con suavidad – con un vaso por ejemplo, que haga las veces de pequeño palo de amasar-, hasta que quede formada una suerte de feta lo más fina posible de langostinos.

Apretamos tres o cuatro de las cabezas que habíamos apartado – las restantes al congelador para futuros caldos – hasta que larguen todos sus líquidos, y los mezclamos con el aceite de oliva y el vinagre/limón, una algo de sal y la pimienta negra.

Cubrimos aquella feta de langostinos con ese aliño y buen provecho…Con un Torrontés bien fresco, y que sea de los mejores que no son dulces…Entonces ¡salud!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.