Boludeces y explotación laboral a la carta: los camareros tienen que bailar

584

Sucede en los más de mil locales de la cadena global de restaurantes chinos Haidilao.

Basta con pronunciar una fórmula y comienza el baile. Y no importa si los camareros ya lo han representado cinco, diez, veinte veces más esa misma noche.

El cliente debe estar satisfecho, sobre todo si ha venido específicamente para ver el espectáculo y filmarlo con sus celulares, para luego, claro la boludez se multiplica, subirlo a las redes sociales

Según el diario China Daily , el baile se originó a partir de una cena nupcial en la región de Guangxi, en el sur de China, y luego fue replicado frente a los clientes por uno de los camareros del restaurante Haidilao en la provincia de Shandong, logrando un gran éxito.

En pocos días los clientes aumentaron. Inmediatamente publicó un protocolo para la activación del baile, que todos los camareros debían respetar. En cualquier momento del servicio, en cualquier momento, se les pide que realicen el baile del teléfono inteligente para cada cliente que pide sujeto tres o kemusan.

Estas son las palabras necesarias para desbloquear el espectáculo. El baile se realiza con música que combina ritmos disco occidentales y cantos folclóricos tradicionales chinos e implica movimientos rápidos de rodillas y brazos, con giros de muñeca.

Si por un lado la idea de Haidilao ha atraído (y sigue atrayendo) a numerosos clientes interesados ​​en evocar el baile, por otro hay quienes han empezado a notar las expresiones cansadas y sin emociones de algunos de los camareros que tienen que actuar.

En la red social china Weibo, la danza Haidilao es uno de los temas más buscados y discutidos, con más de 10 millones de visitas. Hay quienes se quejan de que la música está demasiado alta y los pasos de baile demasiado vulgares en el lugar, pero también quienes hablan expresamente de explotación y mortificación de los camareros.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.