Amantes del Campari, sabed que sólo cinco personas conocen su receta

335

Un texto del colega Luca Fazzo lo cuenta en la revista italiana Gambero Rosso: un viaje a la fábrica de uno de los aperitivos más famosos del mundo.

¿Qué hay dentro de Campari ?

No lo sé

¿Y quién lo sabe?

Cinco personas. Están al fondo, en el Centro de Plantas Medicinales. Nos envían las bolsas con la leyenda “hierbas para Campari” y hacemos la infusión.

Por primera vez abre sus puertas la planta de Campari en Novi Ligure , donde desde hace veinte años – con el progresivo abandono de la sede histórica de Sesto San Giovanni – se traslada la producción del red bitter y sobre todo de Aperol, un milagro comercial sin precedentes, que pasó de cuatro millones de botellas en 2003, a 90 en la actualidad.

Una explosión que no parece tener fin (las ventas se duplicaron en Estados Unidos el año pasado) y que ha llevado a la creación de la nueva línea de producción, un monstruo de 17.000 botellas por hora, inaugurada a mediados de abril por el ministro de Soberanía Alimentaria de Italia, Francesco Lollobrigida .

En los sesenta mil metros cuadrados de Novi Ligure actúa como guía Andrea Risti, ex ejecutivo de Unilever, que dirige la planta desde hace dos años. Es él, a pesar de la acusación, quien jura desconocer la fórmula secreta de Campari y Aperol (sólo sé que son hierbas parcialmente deshidratadas) pero es él quien se encarga de su transformación en frascos rojos y naranjas.

La infusión se elabora en latas de cien mil litros. Para Aperol bastan seis días, para Campari se necesitan treinta.

El formidable éxito del Spritz

El primer pensamiento, al moverse entre las líneas de producción, es: ¿cuántos spritzers se beben al día en el mundo? Botellas que se lavan, se llenan, se tapan con corcho, se etiquetan y se envasan a la velocidad de la luz. Cinco mil palés listos para ser transportados en camiones en cuarenta y ocho horas.

Aperol sobre todo pero también Campari también fueron  impulsado por el spritz. La idea del Campari spritz no era nuestra, dice Matteo Fantacchiotti, director general, pero ahora la combinación domina el ritual mundial del aperitivo en una condición prácticamente de monopolio.

Hablo de la democratización del cóctel. Pero la segunda fase es salir del horario vespertino, comer una pizza mientras se bebe un spritz y cada vez con más frecuencia. Parece que está funcionando: el año pasado salieron de Novi Ligure 116 millones de botellas. Hay otras fábricas repartidas por todo el mundo…Pero en Estados Unidos sólo beben Aperol si dice Made in Italy, comenta Fantacchiotti.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.