¡Qué anticuchos y que ceviches en La Cocina de Yovita!

Exif_JPEG_420
645

Se trata de un pequeño restaurante peruano en pleno centro porteño, sobre la calle Talcahuano 1048, como señalaban las viejas publicidades radiofónicas, a pasitos de la gran vía del Norte, es decir de la avenida Santa Fe.

Local sencillo y si pretensiones. Sin apuros en el salón y con esos saludables murmullos de enceres y voces que llegan desde la cocina.

Con plato del día, que incluye aquella sabia costumbre de abrir o cerrar el paso con una sopa, siempre reconfortante, en invierno o en verano, según el gusto tomatero,

Y fuimos entonces. Ese día la propuesta de la casa consistió en bistec de carne de vaca con papas a la huancaína y tallarines verdes…más la sopa, por supuesto…

Probamos y recomendamos. Pero nos detuvimos, uno en un anticucho de corazón, que son aquellos que diosito o diablito ordenan, y el otro en cierto ceviche de pescado, brillante y hasta cantarín.

Hacía mucho que no disfrutábamos esa simplezas del buen comer peruano y andino por estas tierras de la llanura que se pierde en las aguas marrones del Plata.

Y cuando pedimos la cuenta la fiesta fue mejor. Nos atrevemos a afirmar que difícil resultará encontrar un servicio que guarde mejor relación entre precio y calidad. Ya que estamos de atrevimientos, por qué no decirlo: una joya de excelente cocina a bajos pecios para el comensal, y no es poco en este país del desquicio y la sinrazón económica.

Tamales. Papas rellenas. Causa limeña. Jalea mixta. Pollo broaster con chaufa y ensalada. Jalea mixta y chicharrones de pescados.

Son algunas de las buenas ideas que constan en la carta; pero aquí queremos volver a las notorias calidades de sus anticuchos y sus ceviches.

Tiernos y el sabor del aliño justo en sus rodajas de corazón vacuno los primeros, en reposo sobre papas a la huancaína y ruedas de choclo; con dos variedades de ají picante, maravilloso el amarillo.

Fresco. Reluciente el segundo, en su leche de tigre – ese caldo frío o salsa de cebollas, pescado, ajo, cilantro, jengibre y…-, con los mejores miramientos en sus compañías.

Para beber, vinos, cervezas y gaseosas o refrescos….Todo para el gratísimo recuerdo y promesas de prontos regresos.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.