Comida rica y de barrio, en La Superior

Exif_JPEG_420
273

No es frecuente que se utilice el adjetivo rica o rico entre los escribas sobre el comer, en cualquiera de sus categorías y a veces hasta diríamos calañas. Menos que a cierta culinaria se la califique de barrio.

Lo de rica o rico suele no invocarse porque parecería ser que suena a consideración de todos los día, coloquial, simple; y los escribas de marras detestan la simpleza, pues por error tonto la asocian con lo nimio, lo trivial, y lo que es peor, estiman que no es de cultos; ellos y ellas suelen ser tilingos o gozan con aquella, sí nadería, de ver sus nombres en letras de molde.

Y ahora sí, ¿qué es eso de comida o cocina de barrio?

Lo proponemos como una suerte de vuelta de tuerca: gracias viejo Henry James (1843-1916), el escritor estadounidense a quien el habla y el escribir le robaron un título a una de sus novelas más conocidas para significar otra lectura aún más profunda o desde otro ángulo, por ejemplo.

Una vuelta de tuerca, una idea ampliada aunque no signifique exactamente lo mismo a lo que suele llamarse cocina casera; es decir un comer que se consigue en la fonda de la esquina, si es se tiene la suerte de vivir en cercanías de alguna aún sobreviviente, o el que proveen locales como La Superior.

Llamás, elegís, y te lo alcanzan a tu casa; o pasas por allí y enfilas hasta la mesa de tu propia intimidad con el almuerzo o la cena a buena recaudo…Los tomateros preferimos llegarnos hasta ellos por aquello de nuestra militancia culinaria filosófica contra la palabreja delivery.

José Chapa, al mando de los hornos y las hornallas, y su familia son los responsables de esta provisión de viandas prontas y listas. Y te ofrecen lo mejor de la coquinaria popular de los porteños, a precios muy al alcance de los vecinos y de quienes trabajan en derredor.

Están en Salguero al 1081, casi esquina con la avenida Córdoba, en la frontera entre Almagro y Palermo, con número en WhatsAPP 11 3352-3366. Abren cerca del mediodía y cierra casi sobre la medianoche.

Platos del día que van variando con las lunas y los soles de cada semana. Y siempre Milanesas de toda carne y guarnición, pastas, empanadas al horno y fritas y de diversos rellenos, ensaladas, pizzas, guisos y arroces…y la lista sigue, con sus panecillos propios y postres, también algunos de los tan nuestros y por estos lares.

Pero dejamos para el final a las dos estrellas del firmamento La Superior, al menos a nuestros gustos más que a nuestras entendederas, porque de eso se trata.

Las tortillas de papa, que sin exagerar están para concurso de galas, y las fugazzetas argentinas (bramantes de queso) – pronto dedicaremos un texto a esas delicia de la pizzería porteña – que, se lo aseguramos, nada tienen que envidiarle a las más famosas y deseadas de la ciudad.

En fin, es un gusto disfrutar de tanto en tanto de esta concina tan sincera.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.