Vamos a murguear y cocinar para la Selección

997

 

Por eso el gran maestro Julián Graciano en guitarra y su hijo Nicolás Graciano en bandoneón – él de tan sólo 19 años, apenas algo menos que el nuevo Matador, Julián Álvarez – se calzaron la albiceleste y a las canciones de tribuna en tiempo de murga magistral le pusieron encanto.

Y pasión, claro, porque la música popular urbana es como el fútbol, que enamora cuando es potrero de cachafaces que dicen qué miras bobo, andapaya bobo

Y ya fue, como dice la pebetada, el barbudo y la baraka dirán que pasa el domingo 18 de diciembre, pero lo que la Selección argentina hizo sobre la gramilla implantada en aquel desierto con aire acondicionado y rascacielos quedó para la historia.

Dicen que jugó la magia de los dioses y que el espíritu de Maradona se hizo carne en Messi y sus compinches.

Dicen, no sabemos si es cierto. Pero por la dudas, mientras los Graciano le dan a la vihuela y al bandoneón que desde los tiempos de Aníbal Troilo y Astor Piazzolla es aire sagrado, los de Tomate pensamos en algo de comer que resulte para el campeonato.

No hay firulete ni gambeta a la parrilla como la que dibujan los chinchulines, si de cordero mejor, cuando crujen como cruje el alma con un gol en el minuto noventa.

Y mientras, qué chisporroteen sobre la sartén unos platanitos fritos, que serán salados y pimentados en su momento, cuando el vino blanco y contundente – ¿un Sauvignon Blanc quizás?- sacuda su voz con un ¡presente, que estoy frío!, como quedaron las almas holandesas y croatas en tardes recientes…

Y metanlé de puntín y al ángulo…¿Escuchan a los Graciano?

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.