Vitel toné, un legendario rey para el mes de las comilonas

196

Aní Paula Aharonian

Estamos en diciembre, para muchos el mes de la reflexión de lo bueno y malo que hicimos o padecimos durante el año. También es el mes de los reencuentros con amigos y familiares. Para mí es el mes de la comilona.

Año tras año pasamos por el mismo ritual: comidas con amigos, comidas con compañeros de trabajo, cena de Nochebuena en familia, comida de Navidad, cena de Año Nuevo, la comida de Reyes… Más comidas con familiares (muchos de los cuales recuperamos cada año en estas fechas), más comidas con amigos. Traducido: excesos, excesos y más excesos y después, cargos de conciencia y vuelta a empezar.

Según un estudio del New England Journal of Medicine, todos los años en estas fechas engordamos 500 gramos. Medio kilo no parece demasiado, ¿no es verdad?

Pero sucede que ese medio kilo no se pierde durante el resto del año, sino que se suma a los anteriores medios kilos o hilos enteros.

O sea. Al cabo de 20 años podríamos haber aumentado 10 kilos por causa de estas comilonas.

Ésta es la época donde comemos todo lo que  lo que nos privamos en el resto del año, los platos considerados típicos de Navidad y Año Nuevo.

Pero nada de culpas. ¡A gozar, que vida hay una sola!

Para ello aquí les ofrezco la receta de unos de mis platos navideños favoritos, ideal para el calor y fácil de preparar. Pero requiere tiempo y paciencia.

El vitel toné es una receta nacida en la región del Piamonte (ubicada en el noroeste de Italia, cuya capital es Turín) y se lo conoce como vitel tonnà en piamontés o vitello tonnato en italiano, que significa carne de ternera con atún.

Ingredientes

2 kilos de peceto (muchacho redondo en otros países)

2 latas de atún en aceite

3 filetes de anchoa

5 cucharadas de mayonesa

Alcaparras en cantidad necesaria

Sal y pimienta.

Preparación

Cocinar la carne. En una asadera poner la carne con un poco de sal y pimienta, y un toque de aceite. Llevarla al horno a una temperatura de 250 grados, para  que se cocine a fuego medio hasta que alcance su estar a punto (más cocida que cruda).

Retirar la carne y dejar que se enfríe. Reservar  su jugo.

En una licuadora procesar: el atún con el aceite, el jugo de la carne, los filetes de anchoa, la mayonesa. Mezclar hasta que formen una crema líquida. Probar para verificar si le falta sal. Añadir pimienta a gusto

Cuando la carne esté fría, con mucha paciencia, cortarla en rodajas lo más delgadas posibles.

En una fuente para servir, en la base ponga un poco de la salsa que tienen en la licuadora, rodajas de carne y luego ir intercalando salsa y la carne hasta llegar a la última capa de salsa.

Por último, agregas y muchas, las alcaparras, que son decoración y sabrosura.

Es preferible que antes de servir lo lleves a la heladera para que tome frío y la carne absorba el sabor de la salsa.

En las fiestas navideñas es común ver al vitel toné, legendarios platos para tales ocasiones, acompañado por una ensalada rusa. Como todavía no es Navidad, lo acompañaré con una ensalada fresca de rúcula y lechuga, con una vinagreta de limón

En nuestra próxima entrega, presentaremos un menú con los platos navideños de Latinoamérica.

A disfrutar el presente y paciencia que pronto llegará lo prometido.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.