Hasta el precio de la cruz del Cristo sube y sube sin parar

202

Porque qué caro resulta el comer en días de cuaresma y rezo, si es que rezan los que se dicen creyentes, en vez de gozarla en casa durante un finde largo más. Sufrimos precios que son de saqueo, de timo y expoliación; de falta de respeto, de atropello a la razón.

Nos dice la cristiandad que la Semana Santa es un tiempo para dedicarse a la oración y la reflexión, acerca de cómo Jesucristo decide tomar el lugar de los hombres y recibir el castigo para liberar a la humanidad del pecado.

Y los argentinos, como tantos otros, se celebran a sí mismos por su condición de cristianos – no todos claro, porque por suerte existimos los ateos y que también los judíos, musulmanes y de otras fes -, pero ¡caramba, qué hipocresía!

Porque cuán lejos del bien descansan algunos en estos feriados y tan cerca, cerquita, del mal, al menos aquellos que son responsables de los precios de los alimentos aquí y acullá.

Y son todos conocidos. Pero se levantaron falsos profetas entre el pueblo, así como habrá también falsos maestros entre vosotros, los cuales encubiertamente introducirán herejías destructoras, negando incluso al Señor que los compró, trayendo sobre sí una destrucción repentina (Pedro 2:1).

Intermediarios, supermercadistas, mayoristas, financieros y banqueros; y ahora hasta muchos comerciantes de barrio que aprovechan del vale todo especulativo. Funcionarios gubernamentales, politicastros de uno y otro color – de derechas varias y los que se dicen nacionales y populares también -, escribas en los medios y opinadores de una realidad ajena a lo real. En fin una caterva de prostibularios caciques, ellos son los ganan con hambre o el mal comer de los argentinos.

No hace falta recorrer demasiado por las tiendas y abarrotes variopintos de la ciudad de Buenos Aires y su llamado Conurbano – en el resto del país más o menos sucede lo mismo – para comprobar que los alimentos básicos registran aumentos de precios que en muchos casos superan el cien por ciento en cuestión de los últimos pocos días.

A una semana de las celebraciones pascuales, variedades de pescado que pasaron de mil a dos mil y más pesos el kilogramo; en otros casos multiplicaron por dos y hasta por tres. Y nos referimos con todo esto a las provisiones que son típicas en los llamados menús de la cuaresma, por eso de que no se puede comer carne (roja).

Pollos y derivados, como lo huevos, acaban de aumentar su incrementar su precios en aproximadamente 50 por ciento en cuestión de dos o tres días; y así podríamos continuar…pero para qué.

Gobierno y políticos y grandes medios de comunicación viven en otro mundo, tratando de que la política como negocio siga proveyendo a unos y otros, estén de un lado o del otro (en verdad están de un solo lado, el de los saqueadores), de pingües negocios para ellos, sus familias y amigos, y que el Cristo en la cruz se la banque.

Declaran la huelga hay hambre en las casas es mucho el trabajo y poco el jornal, y en ese entrevero de lucha sangrienta se venga de un hombre la ley patronal. Los viejos no saben que lo condenaron pues miente piadosa su pobre mujer; quizás un milagro le lleve el indulto y vuelva en su casa la dicha de ayer. Mientras tanto al pie de la Santa Cruz una anciana desolada llorando implora a Jesús -Por tus llagas que son santas por mi pena y mi dolor ten piedad de nuestro hijo protégelo, Señor. Del tango Al pie de la Santa Cruz (1933), de Enrique Delfino y Mario Battistella.

Y claro…Hoy se vive de prepo y se duerme apurao, y la chiva hasta a Cristo se la han afeitao. Hoy se lleva a empeñar al amigo más fiel, nadie invita a morfar, todo el mundo en el riel. Al mundo le falta un tornillo que venga un mecánico, pa’ver si lo puede arreglar. De otro tango: Al mundo le falta un tornillo (1933), de José María Aguilar y Enrique Cadícamo.

Quizá algún día, como decía uno que nosotros sabemos, tronará el escarmiento y al Cristo lo dejen tranquilo en sus pascuas y a los argentinos felices a sus mesas.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.