¡Ay Cichorium que sabrosura y amarguita!

231

Para la achicoria que tan poco de moda está y ya saben ustedes que bobada son las modas y lo mal que hacen a la gozadera…

Herbácea perenne de la familia de las asteráceas. Los antiguos de África y Asia la adoraban sobre la mesa y en el boticario; en Europa, franceses y belga sobre todo, se la cultiva o se la recoge silvestre. Se la encuentra en toda América y por estas tierras del Río de la Plata supo abundar entre las viandas del comer popular.

En la Buenos Aires del desaguisado inflacionario se la encuentra a precios aceptables, pese al desquicio.Achicoria: propiedades, beneficios y valor nutricional

Su sabor ligeramente amargo se junta perfectamente con ingredientes sápidos como las anchoas y el atún fresco. Ideal como aperitivo y también como plato único…

  • 400 gr de achicoria
  • 4 filetes de anchoas en aceite
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • Jugo de limón

Crocante y blando se combinan en esta receta simple y al mismo tiempo refinada.

Cortar la achicoria y lavarla muy bien.

Condimentar con jugo de limón, sal y pimienta.

En una sartén pequeña calentar poco aceite de oliva virgen extra y cuando esté caliente apagar el fuego y añadir los filetes de anchoa escurridos de su aceite.

Cuando las anchoas se hayan disuelto, mezclar bien y verter la salsa sobre la ensalada.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.