Del fufú, los platanitos para mis aborrajados

497

Los aborrajados forman parte de la gastronomía del colombiano Valle del Cauca y no es para menos. Ese trozo de maduro bien maduro, relleno con queso campesino o mozzarella y recubierto por crocante capa de harina y huevo, ha hecho historia durante siglos en el fogón de los vallecaucanos.

El origen de este plato viene de una tradición africana, cuyo nombre original es fufú, al igual que muchos otros platos fritos con harina. Esta tradición fue incorporada al país en tiempo de la esclavitud y se popularizó en el siglo XIX, gracias a las esclavas que se encargaban de las cocinas de los hacendados.

Algunos criollos lo empezaron a hacer con plátano verde frito, relleno de cerdo o chicharrón, que en Cali se conoce como marranitas.

En el Magdalena le dieron el nombre de callelle y de dala, en Tumaco. En Nariño hay una preparación similar llamada tacacho, sin embargo el plátano no vuelve a refritarse y se sirve a modo de puré.

Pero con el paso del tiempo surgió el jujú en Guapi (Cauca) y al pasar al Valle se le agregó la harina de trigo y huevo, además del proceso de volver a freírse.

A continuación te explicamos cómo hacer unos deliciosos aborrajados.

Ingredientes

2 plátanos bien maduros

8 rebanadas de queso mozzarella o un bloque de queso campesino.

Sal y una pizca de azúcar

1 huevo

1 litro de crema de leche

4 cucharadas de harina.

Aceite para freír.

Preparación

Ponemos a calentar abundante aceite en una sartén de bordes altos o en una ollita, a fuego bajo.

Cortamos los plátanos en tiras, como si fueran tajadas. Cuando el aceite esté caliente los freímos hasta que estén bien cocinados. Retiramos del aceite, escurrimos y mantenemos el aceite en bajito para usarlo más adelante.

Por otro lado, batimos los huevos con la sal, el azúcar y la crema de leche. Agregamos la harina y mezclamos bien.

Colocar una rebanada de queso en el centro de una tajada de plátano y cubrirla con otra tajada, como para hacer un sánguche. Que el queso permanezca bien en el centro.

Sumergir los aborrajados en la masa y ponerlos en el aceite. Freír durante un minuto por cada lado o hasta que estén dorados. Retirar con una espumadera y escurrir sobre toallas de papel. Servir caliente.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.