Ollas y murales: arte y cocina sustentable en Cochabamba

260

Entre ollas y murales, así se denomina el proyecto implementado en Santiváñez por un colectivo de cocineros cochabambinos que fusiona la cocina incluyente de este municipio con el muralismo. Mediante este arte se representan los sabores tradicionales de esta parte del valle bajo de Cochabamba.

Esta iniciativa, según dio a conocer Julio Canedo, uno de los impulsores del proyecto, tuvo una amplia acogida de parte de las autoridades municipales y productores de alimentos orgánicos de Santiváñez.

La Alcaldía y la población se han apropiado del proyecto. Hemos tenido el apoyo del alcalde de Santiváñez y de su secretario general, quien incluso participó en la reuniones dando a conocer sus ponencias, dijo.

Mencionó que el proyecto, financiado por el Fondo Suizo de Apoyo a la Cultura, contó también con la colaboración del Centro de Estudios Superiores Universitarios (CESU) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) y algunas ONG que trabajan en el municipio.

Producción orgánica

Actualmente, Santiváñez se caracteriza por ser un municipio productor de alimentos orgánicos. Por ello, el colectivo de cocineros se centró, a través del proyecto, en impulsar esta cualidad productiva.

Con el proyecto, explicó Canedo, lo que se quiere es destacar el patrimonio alimentario de Santiváñez mediante sus actores, tanto productores como cocineros de la región, con imágenes que quedaron plasmadas en los murales de espacios públicos y privados.

Para este propósito, agregó, los muralistas compartieron, desde el 7 hasta el 11 de junio, experiencias con los productores de alimentos orgánicos, tales como la implementación de huertos, el calendario agrícola y otros aspectos.

Canedo mencionó que como resultado del proyecto en Santiváñez siete artistas de La Paz, Cochabamba y Colombia pintaron cinco murales.

Estos murales reflejen las identidades culturales en torno a la alimentación, la producción orgánica de verduras y el papel fundamental de las mujeres en todo este proceso.

Además, los murales, que se estima durarán al menos 10 años, servirán como atractivo turístico de Santiváñez y, a su vez, fortalecerán la ruta de aprendizaje del CESU, orientado a la producción de alimentos orgánicos en el municipio.

Canedo informó que también se está dejando un manual básico de todo lo que se hizo en estos días para que cualquier Alcaldía del país o instituciones no gubernamentales repliquen el proyecto en sus territorios, no sólo con murales, sino con diferentes artes.

Texto y fotos del diario Los Tiempo, de Cochabamba, Bolivia.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.