Antes que llegue mayo, salen filetes fritos de musola gatusa

Exif_JPEG_420
422

O si prefieren de Mustelus schmitti, o también de gatuzo, que la verdad sea dicha es tiburón, escualo de variedad más se comercializa y come por estas comarcas argentinas, aunque la mayoría de los comensales que lo eligen quizá no sepa cuál es su verdadera identidad.

Y decimos antes que llegue mayo porque son febrero, marzo y abril los meses de su temporada.

El Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) nos cuenta que en América Latina se lo conoce como caça y en inglés se lo llama narrownose smoothhound.

La talla máxima observada es de 94 cm., aunque las hembras alcanzan tallas algo mayores que los machos.

Se alimenta de organismos próximos al fondo o ligados a él. Predominan en su dieta los cangrejos. También anélidos poliquetos y anchoítas, palometas, caballas, langostinos, camarones y otros crustáceos.

Se encuentra desde Río de Janeiro hasta la Patagonia, en Argentina y en profundidad desde la costa hasta no más de 120 metros.

Las flotas que capturan esta especie son fundamentalmente la de rada o ría y la costera. El arte de pesca empleado es la red de arrastre de fondo.

Casi siempre se lo comercializa fresco, para consumo interno, pelado, sin cabeza, sin vísceras.

Es un bicho delicioso sobre todo para los amantes del comer marinero y aquí una receta muy simple que recomendamos.

Para dos comensales se necesita

Medio kilogramo de filetes de gatuzo

Harina

2 huevos

Perejil y ajo bien picados

Sal (se consiguen frascos breves de sal combinada con wasabi en polvo) y pimienta.

Aceite de maíz o de girasol

El jugo de un limón

Entonces

Mientras en una sartén grande se calienta hasta que pele una generosa cantidad de aceite, lávense y escúrranse los filetes de gatuzo…

Cuando la sartén diga que todo está a punto para una buena fritura…

Entonces pasan cada uno de los filetes por harina y luego por lo que les resultó de los dos huevos batidos con sal, pimienta y el ajo y el perejil picado…

Y a freír se ha dicho, casi que no más en vuelta y vuelta…

Que los filetes sequen sobre papel absorbente…Ya están entonces para ser disfrutados, con jugo de limón sobre ellos…

¿Una buena compañía pocas veces señalada pero de maravillosos efectos para esos señoriales filetes de tiburón?…

Sí: ensalada de remolachas cocidas y cortadas en rodajas, sazonados con dos ajos entero, sal pimienta, aceite de oliva y vinagre de vino blanco…Mejor tenerla hecha desde el día anterior, por eso de d los sabores con tiempo…

No se olviden aquellas generosas copas de vino, del que prefieran y puedan comprar…

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.