La hamburguesa de Tarantino no existe

220

Acerca del Big Kahuna, sanguchito tan propio del comer a toda velocidad que se zampan en esa ya clásica película que conocimos como Pulp Fiction. Una historia de la colega Michel Becchi, recientemente publicada por la revista italiana Gambero Rosso.

La comida nunca falta en las películas de Quentin Tarantino, empezando por la famosa escena de la hamburguesa en la película de 1994, que este año celebra su 30 aniversario

En primer lugar, la  Big Kahuna Burger  no existe. A excepción de los fans de Tarantino (y Rodríguez), que han visto el colorido cartel del lugar en  Pulp Fiction , Grindhouse , Four Rooms  y  Reservoir  Dogs : una cadena ficticia de comida rápida hawaiana, famosa por la escena de en la que Brett muerde la hamburguesa recién cuando Jules y Vincent entran a su casa.

El director inventó varias marcas imaginarias (son famosos los cigarrillos Red Apple con el paquete amarillo y la gran manzana roja ): con motivo del 30 aniversario de Pulp Fiction, recorremos los momentos más relacionados con la comida .

¿Hamburguesa, dices? ¡La columna vertebral de cada desayuno vitamínico! ¿Qué tipo de hamburguesa? Una hamburguesa con queso, pero no una cualquiera. El del Big Kahuna Burger, donde comen los hawaianos, responde Jules con entusiasmo justo antes de recitar un pasaje de la Biblia y matar a Brett, para vengar al Sr. Wallace.

El cartel de esa misma cadena también se puede ver en la última película de Tarantino de 2019, Érase  una vez en Hollywood, una «película dentro de la película» y «una película sobre la película», un homenaje al propio cine con el que parecería haber concluido su propia carrera como director (rumor desmentido varias veces y luego reconfirmado, considerando que The Movie Critic no se realizará. En cualquier caso, es uno de los últimos.

El nombre de la franquicia que inventó no es casualidad: big kahuna es un término del argot que significa una gran empresa o una persona importante.

Es sin duda la marca más conocida, pero no la única, nacida de la mente creativa del director. También en Pulp Fiction (y también en Jackie Brown) aparece el Teriyaki Donut, un cartel que anuncia comida rápida japonesa, representado por un gato rosa y blanco con un donut glaseado en la mano.

De ahí sale Marsellus justo antes de ser golpeado por Butch. En definitiva, la comida nunca falta: es el hilo conductor de las conversaciones de los delincuentes en sus momentos más distendidos; es el inicio y epílogo de la película, que comienza y termina en un restaurante.

Son los cuentos europeos de Vincent: la cerveza en el cine, el sándwich de queso Royale en el McDonald’s de París, su Coca Cola de vainilla y el batido de cinco dólares de Mia Wallace, bebidos antes de bailar al son de You Never Can Tell.

Feliz cumpleaños, Pulp Fiction y gracias por brindarnos uno de los movimientos de baile más icónicos de todos los tiempos.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.