Todo es comida: la ubicuidad de la coquinaria y el mundo de la moda

415

La cocina, la comida y el comer, como el lenguaje nos hicieron humanos, dicen ciertas voces desde la antropología. Entonces es un territorio ubicuo: está en todas partes y al mismo tiempo; casi como demiurgo que, al decir los reales académicos, para los platónicos es divinidad que crea y armoniza el universo y para los gnósticos alma universal, principio activo del mundo.

Tanto es así que en la moda también vive.

La comida como la moda, son fundamentales para nuestra vida diaria. Hablan de las necesidades más básicas de las personas y al mismo tiempo expresan nuestras identidades individuales y culturales. La exposición Food & Fashion explora cómo se utilizan temas y motivos alimentarios para comentar temas críticos que van desde el lujo, el género y el consumismo hasta la sostenibilidad, el activismo social y la política corporal.

La comida ha influido en el diseño de moda desde el siglo XVIII hasta la actualidad. Entonces, si bien la conexión entre los dos géneros no es nueva (pensemos en granadas tejidas, espigas de trigo bordadas o sombreros adornados con frutas), este mismo año, en 2023, el diario The New York Times informó que los motivos alimentarios son “los nuevos motivos florales” en moda.

Food & Fashion es una exposición emocionante y oportuna que incluye más de ochenta prendas y accesorios de diseñadores como Chanel, Moschino y Stella McCartney.

Es una mirada multifacética a cuán entrelazados están estos géneros y qué pueden expresar sobre nuestra cultura y sociedad.

Food & Fashion está co-curada por Melissa Marra-Alvarez, curadora de educación e investigación, y Elizabeth Way, curadora asociada de vestuario en el MFIT (Museo del Fashion Institute of Technology) de Nueva York. Se trata de una muestra que abrió sus puertas el 13 de septiembre y cerrará el 26 de noviembre próximo.

En su sitio Web puede leerse.

Desde las tostadas de aguacate hasta nuestra obsesión actual con el estilo Y2K – una forma informal de vestir surgida desde TiKTok y otras redes sociales – y el mini bolso, las tendencias en comida y moda van y vienen. A veces incluso convergen en camisetas con estampado de aguacates o en un bolso de pasta Barilla (la marca italiana de pastas secas).

Las referencias gastronómicas en la moda no son nada nuevo. Desde cultivos tejidos en textiles en los siglos XVIII y XIX hasta caprichosos estampados y botones de comida surrealistas en los años ‘30, como el vestido de langosta de Elsa Schiaparelli, la comida en la moda podría representar cualquier cosa, desde prosperidad económica hasta escapismo, según las curadoras de la muestra en marcha.

Creo que existen vínculos en lo que respecta a tendencias, nuestros gustos culturales y nuestros apetitos culturales, dijo Marra-Alvarez. También existen estas conexiones íntimas y nostálgicas entre la moda y la comida.

La moda tiene que ver con los sentidos táctiles, tiene que ver con lo visual, y cuando usas comida, puedes aprovechar este sabor del que la moda normalmente no tiene una gran parte y es otra forma de experimentar la moda sensorialmente, dijo Way.

La muestra actual tiene notables antecedentes en los últimos años. En cada casa se registra un dato que es común denominador: se trata de una íntima relación económica y comercial entre las grandes empresas y marcas de uno y otro sector: el de la alimentación/gastronomía y el de la moda.

Durante la Semana de la Moda de Nueva York, febrero de 2018, el desfile de Snow Xue Gao contó con modelos que portaban bolsas de plástico para llevar comidas mientras se pavoneaban por el restaurante Jing Fong de Chinatown. Modelos vestidas en tonos rojos y naranjas caminaron por la pasarela comiendo Cheetos en el desfile de Chromat . Gofres belgas, queso y botellas de vino se alinearon en la pasarela del desfile masculino de Raf Simons , y los modelos caminaron entre un mar de palomitas de maíz presentando su colección para Calvin Klein .

En el mundo de la moda, el uso de artículos lujosos como latas de caviar y botellas de champán se cambió por bocadillos cotidianos de la bodega local. La semana más importante de la moda en Nueva York construyó esta idea de que lo que está fuera de nuestro alcance puede ser en realidad familiar y tal vez alcanzable. Creó una conexión en torno a elementos cotidianos con los que todos tenemos una conexión emocional o nostálgica, comentaba la publicación digital de aquella muestra.

Antes, en 2014, las modelos se movían por el Grand Palais de París con cestas de cuero para la colección Chanel de Karl Lagerfeld. El emblemático edificio se transformó en un supermercado con productos alimenticios de la marca Chanel, como Coco Chanel Coco Pops.

Las curadoras de la actual exposición, abierta hasta fines de noviembre, Way y Marra-Alvarez, también están analizando la relación entre la comida y el arte, otra industria de alta cultura.

Miramos a Andy Warhol y puso una lata de sopa en un cuadro y esto es algo que todos entienden y entienden, dijo Way. Y entonces [las referencias a alimentos] pueden ser una forma para que los diseñadores de alta costura establezcan una conexión con el público en general, especialmente en la era de Instagram, donde la difusión de estas imágenes tiene un valor monetario. Cuando creas una imagen con la que todos pueden identificarse, creo que eso también tiene valor.

Existe un elemento de comer que puede ser privado, pero también hay un elemento de comer que es muy público, dijo Marra-Alvarez. Salimos a un restaurante, nos vestimos, nos vestimos sólo para salir a comer.

Los alimentos también son muy transitorios: los consumimos y se acaban. Y entonces, usar comida, llevar un bolso que parece comida, usar una colaboración con tu diseñador y restaurante favorito es una forma de mostrarle al mundo un acto que a veces puede ser más privado o puede no tener la longevidad que lleva tu ropa, dijo Marra-Alvarez.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.