Contra soledad y el dolor, un jamón asado que quizás gane el Oscar

415

Leonor Baldwin

(Texto tomado de la revista Gambero Rosso)

Durante la Navidad de 1970, en un internado de Nueva Inglaterra, se forma un improbable trío: una profesora, un estudiante de secundaria y una cocinera.

Lo suficientemente inteligente y mordaz como para eludir el sentimentalismo, The Holdovers es una historia que abarca el dolor y la pérdida, los privilegios y el abandono, el fracaso y el conflicto generacional.

Se utiliza el término «restos» para aludir a quienes permanecen en el internado a pesar de las vacaciones, pero también a los rechazados, los “residuos” al margen de la sociedad. Un profesor misántropo, un estudiante deprimido y una cocinera afligida se ven obligados a pasar dos semanas de Navidad en el internado.

En la soledad del colegio vacío, los tres personajes recorren juntos, durante la narración cómica y dramática, un arco de crecimiento noble y profundo.

Los protagonistas de la película forman un vínculo poco probable mientras el espectro de la guerra de Vietnam se cierne sobre la atmósfera navideña.

Paul Hunham, interpretado magistralmente por Paul Giamatti , es un autoritario profesor de historia en la Barton Academy, el internado de Nueva Inglaterra al que una vez asistió con una beca.

Abrasivo y exigente, odia a los estudiantes mediocres, hijos de ricos benefactores que obtienen sus diplomas sin esfuerzo. Durante las vacaciones de Navidad se encarga de supervisar a los niños que no tienen adónde ir, los que quedan, precisamente.

Entre ellos se encuentra Angus Tully, un alumno brillante y problemático abandonado por su madre en la escuela durante las vacaciones.

El personaje, interpretado por un larguirucho Dominic Sessa , evoluciona hasta mostrar abiertamente su fragilidad de adolescente abandonado.

Obstinados y por lo demás inadecuados para el mundo, el profesor y el niño se acercan más bajo la mirada desconsolada de Mary Lamb, la cocinera de la escuela que perdió a su único hijo en Vietnam.

La interpreta la maravillosa Da’Vine Joy Randolph . Su presencia marca la película con momentos tiernos y sabrosos. Los más significativos ocurren a la mesa.

La escena del almuerzo navideño es un punto de inflexión. Mary prepara los platos: un enorme jamón cocido, un esponjoso puré de patatas, tarta de manzana y un trago de whisky.

Al comienzo de la película, Angus y sus compañeros critican las malas comidas de Mary. Pero en el acercamiento que se produce durante su convivencia forzada, Angus la felicita por la cena.

Después de todo, revela el niño, «nunca he tenido una Navidad familiar como esta». Está claro que la cocinera y el profesor, por extraño que parezca, se han convertido en su familia. No la familia que nos regala el destino, sino la que nosotros elegimos.

The Holdovers recibió cinco nominaciones al Oscar, incluidas Mejor Película, Mejor Guión Original y Mejor Montaje. Giamatti está nominado a Mejor Actor y Randolph a Mejor Actriz de Reparto.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.