533 Punto Gourmet

Exif_JPEG_420
494

Según volúmenes iniciáticos revisados a conciencia en la neo Alejandría digital, pobre Alejandría en lo que quedó – ya no sos mi Margarita ahora te llaman…Internet -, en los barrios esotéricos de la numerología el 533 vino a significar una expresión genuina y sensible con el mundo. Indica facilidad para conectarse con las más profundas emociones. Está  caracterizado por su pragmatismo, es utilitario, sagaz, dinámico, creativo, tiene objetivos y los cumple.

En el mundillo de los horóscopos, los tahúres y los fulleros del futuro y las predicciones angelicales, el 533 es una señal poderosa de cambios cruciales que están sucediendo en ti. Estos cambios se han producido debido a tu mentalidad positiva y tus intenciones de mejorar tu vida en todos los niveles.

Exif_JPEG_420

Seguro que si don Arturo Fornerio nos leyera, tomaría el teléfono para lanzarnos un che que les pasa, qué cosas están escribiendo; quizá lo haga su hijo, que también se llama Arturo, aunque por suerte está muy ocupado al frente de su local, un almacén de barrio al viejo estilo, de gente que sabe de lo que habla y con lo que labora, pero con toques que la hace inefable.

Es que Arturo tiene entre su memoria y saberes una larga experiencia gastronómica. Transcurrió más de veinte años al frente de emprendimientos de restauración, de esos que la dan de comer a sus comensales como al altísimo manda, según cuentan quienes tantas veces se sentaron a las mesas de su regencia.

Lo de gastrónomo, lo del gusto por la buena mesa, lo heredó de Arturo padre, quien, en aquellos ’70 de los argentinos, era el responsable patrón de cocinas y salones en un legendario restaurante de Tortuguitas, la comarca bonaerense; no vayan a confundirse con las nunca reales hijas de Manuelita, la tortuga de la gran María Elena Walsh.

¿Se acuerdan? Manuelita vivía en Pehuajó pero un día se marchó. Nadie supo

bien por qué a París ella se fue, un poquito caminando y otro poquitito a pie

Pero ni de cábalas, ni de truques ni de tortugas literarias el 533 Punto Gourmet se trata.

Es un local sobre la calle Salguero, justo en esa dirección, con el espíritu o el alma del viejo almacén de barrio, en la tantas veces sufriente y siempre entrañable Ciudad de Buenos Aires.

Podemos dar fe. Quesos, charcutería variada, es decir fiambres, embutidos, panes – sí, los tan de moda de masa madre también -, conservas y pastas secas de las buenas, que son las italianas; y que no se enoje la industria nacional, y si se enoja ni modo, como dicen los mexicanos.

Vinos no faltan, algunos de los llamados pampeanos o del desierto, a precios que os sorprenderán, y cuantas cosillas dulces y saladas cada uno de nosotros en buena ley pueda imaginar para un recinto semejante.

Entonces no se la pierdan. Un día de estos dense una vuelta por el almacén 533 Punto Gourmet. No se arrepentirán.

  • 533 Punto Gourmet, almacén
  • Salguero 533, barrio de Almagro, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
  • Fiambres, quesos, vinos, panes y lo que esperan de un establecimiento como ese
  • Productos de gran calidad a precios razonables
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.