Gira mágica, misteriosa y cocinera en la Hostería

795

Sí. En la Hostería Villa del Mar, de Mar del Sud. Casi recostada sobre la playa que encierran los arroyos La Tigra y La Carolina, fue construida hace más de 80 años por la familia fundadora del pueblo, descendientes de Carlos Mauricio Schweitzer, el banquero que por el ’86 del XIX comenzó las obras del ahora hotel viejo, el Boulevar Atlántico, aspirante entonces a recibir turismo rico, hijo del modelo de país de la generación del ’80.

Los hermanos Martín y Miguel Schweitzer, están al frente de esa hostería que en sus noches canta por sí sola cerca del océano versos como mezcla rara de penúltimo linyera y de primer polizonte en el viaje a Venus…Medio melón en la cabeza, las rayas de la camisa pintadas en la piel. Dos medias suelas clavadas en los pies y una banderita de taxi libre levantada en cada mano. Te reís, pero sólo vos me ves. O por qué no, the Magical Mystery Tour is dying to take you away. Dying to take you away. Take you today.

Porque y como ejemplo de su propia haza, que es suerte en árabe, sobre una de las vigas que contienen el techo de su salón principal, vive aún adherida por sí misma desde que hace muchos años atrás un prestidigitador la lanzó al aire, una baraja de mazo español.

Bajo su protección cada noche circula el ánima de un gorrión sentimental pero cantarían convertido en restaurante, bajo la batuta de la hija de Miguel, Manuela Schweitzer, su hermano Juanse, quien estudia las artes del fuego, y su socio cocinero Ramón Fernández.

En Tomate habitan algunos curiosos. Y viajaron hasta allí. Supieron de historias y de calandrias que azotadas por el temporal, arreglan tejados rotos en noches de tormenta; de fantasmas nadadores y de hadas pescadoras.

También de cintitas con salsa de mariscos, de cebiches con la pesca del día, de faláfeles y yogurt; claro de bifes de chorizos con papas asadas y hojas, de chocotortas heladas y en copas; de vinos varios y de una cerveza local, concebida y realizada desde 2005 por el propio Ramón, el jefe de cocina, y que se llama Teckel.

Claro que de rechupete todo y a precios más que amigables. No exageramos si añadimos que, ante ofertas similares, se ubican por debajo de lo que suele pagarse en Buenos Aires y otras ciudades que no son para veraneos, que le dicen.

Si se dan una vuelta por allí regresarán enamorados…o enamoradas…no importa.

 

 

Hostería Villa del Mar

Av. 100 y calle 11. Mar del Sud. Provincia de Buenos Aires

A pocos kilómetros al sur de Miramar- Teléfono 02291 49-1141

Restaurante abierto todo los días (en temporada de verano) a partir de las 20.30

Se aconseja reservar

Precios, más que amigables 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.