A ver memoriosos: ¿se acuerdan del Clarito?

494

Porque los recientes creemos que ni idea, aunque tanto se esfuerzan por gustar de tragos, como le dicen hoy a los cócteles. Y no es que por estas comarcas no halla barras ni barmen, aunque hoy son se llaman bartenders, pero no son tantas como los degustadores ellos y ellas de ese beber merecen.

Santiago Pichin Policastro fue el padre de la coctelería Argentina y de toda una nueva generación de cantineros y cantineras. Campeón mundial del oficio en el año 1954 con su cóctel El Pato, también fue el creador de joyas como Antesala del Infierno y Remanso, pero el que vuelve a recordarse de un tiempo a esta parte como un emblema nacional es el Clarito, un suerte de Dry Martini pero no tanto, que, según el propio Pichin, supo entender el paladar del bebedor argentino.

Autor de Tragos Mágicos, libro que incluye al afamado Decálogo del Barman, Policastro falleció en 2010 a los 98 años.

En 1935 había creado el Clarito y la que sigue es su receta original.

Después de llenar un vaso mezclador con cubos de hielo para refrescar la preparación: 9 partes de Gin y una de Vermuth seco tipo francés. Se gira el vaso mezclador para refrescar el contenido y se sirve en la copa sin el hielo. Sin aceituna. Sí un twist de limón.

Y por supuesto su Decálogo:

El barman es un artista y la coctelería un arte que se nutre de espíritu, sabor, aroma, color, genio y fantasía.

La misión del barman es alegrar, no embriagar.

Haz del cliente un amigo y no del amigo un cliente.

No ofrezcas nunca una copa sin una sonrisa.

Habla lo necesario, no escuches lo ajeno y olvida las confidencias del cliente, procurando que el trato sea siempre el mismo.

Sé el más limpio, el más elegante, el más cordial, el más fino, en todo momento y lugar.

No hagas trampas con las bebidas ni juegues con la confianza de tus clientes: sírveles siempre lo mejor. No des al cliente lo que no quieras para ti.

Experimenta sin cesar, pero no a costa del cliente.

Huye de las “fórmulas matemáticas” en tus cócteles: la fantasía es un ingrediente esencial.

Siente el orgullo de ser barman, pero merécelo.

¡Salud!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.