El queso peor oliente de todos es escocés y se llama Minger

612

No son tantos los productos del comer que se celebran por su mal olor, a veces por su pestilencia. Uno de ellos es, sin dudas, el queso, mejor dicho ciertos quesos.

Desde hace días circula por redes y medios especializados que el considerado más pestilente de todos los quesos es el Minger, que ya ha llegado a los supermercados, al menos de Gran Bretaña, logro comercial que lo sacó de su ostracismo o exilio en algunas tiendas y pequeños almacenes.

La cadena de supermercados británica Asda acaba de anunciar su venta al púbico. En su comunicado de prensa lo describe como un queso picante.

Su creador, Rory Stone, un quesero de 59 años de Highland Fine Cheeses, Escocia, se ha visto invadido por pedidos de un queso de corteza lavada llamado Minger, considerado el más pútrido del mundo, informaba hace menos de una semana el sitio 24 Noticias, de España, y en un mismo sentido lo hacía hace un par de días la revista Gambero Rosso.

El Minger es un queso de corteza lavada. Con apariencia de brie, tiene una textura suave y un sabor a menta, aseguró esa revista italiana.

Y su productor desde hace nada más que siete años, el escocés Rory Stone, dijo al Times de Londres: No imaginé que pudiéramos lograr un olor tan intenso y horrendo. Lo encuentro realmente extraño. Sabemos que apesta y sabemos que no es muy agradable. Pero eso parece ser lo que desencadenó los fuegos artificiales. Después de todo, así debe oler la corteza lavada.

Los quesos malolientes han sido objeto de fascinación culinaria durante décadas. Creo que hay un pequeño grupo de personas a las que simplemente les encanta”, dijo al medio español ya citado Mark Johnson, científico del Centro de Investigación Láctea de la Universidad de Wisconsin.

Para algunos, entre los contendientes por lo picante y el mal olor se encuentran el Époisses y el Reblochon, ambos de Francia. Otro es el Limburger, elaborado por primera vez por monjes trapenses en Bélgica en el siglo XIX.

En 2004, investigadores de la Universidad de Cranfield, en Gran Bretaña, utilizaron una nariz electrónica para determinar que el queso francés Vieux Boulogne era el más maloliente.

Cuando se envejece el queso, inicialmente se descomponen las grasas en las proteínas, y las bacterias, la levadura, los mohos y todos los microorganismos crean compuestos de sabor, y algunos de ellos son realmente volátiles. Y de ahí obtienes el olor, dijo a 24 Noticias Tonya Schoenfuss, profesora de ciencias de los alimentos en la Universidad de Minnesota y jueza del concurso de lácteos desde hace mucho tiempo.

En tanto, el sitio Mundoquesos, también de España, explica que la quesería Highland Fine Cheeses se encuentra en la granja Blarliath Farm en Tain, un pueblo ubicado en el condado histórico de Ross and Cromarty, en Escocia.

Y apunta:

El Minger es un queso de leche pasteurizada de vaca, cuajo vegetariano, de pasta blanda y corteza lavada (lavado con salmuera).

Un queso con aroma picante como es de esperar en este tipo de quesos, pero la textura es suave, sedosa y untuosa, con una exudación tan cremosa, casi derretida cuando se corta el queso, dando paso a un sabor fuerte pero no agresivo. El olor se volverá más fuerte y más carnoso a medida que envejece, esa es la naturaleza del queso de corteza lavada.

Para degustar toda la riqueza de sabores se recomienda el consumo a temperatura ambiente. En cocina, resulta ideal fundido encima de verduras frescas, también es un delicioso acompañamiento de cualquier plato o como postre acompañado de manzanas. Marida especialmente bien con una sidra artesanal.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.