A comer pepián, un símbolo de la resistencia contra los conquistadores

Guatemalan Elsa Morales serves "Pepian", a traditional Guatemalan dish, in Guatemala City on September 10, 2015. The "Pepian" was declared Intangible Cultural Heritage of Guatemala in 2007. AFP PHOTO / Johan ORDONEZ
298

El pepián de Guatemala es un popular plato chapín, cuyo origen se remonta a la segunda mitad del siglo XVI con el nacimiento de las cofradías. Así abre la historia esta vez un cable de la agencia Prensa Latina fechado en la Ciudad de Guatemala, hace pocos días.

Y nos recuerda.

Este sabroso guiso, a menudo reconocido como plato nacional, es una mezcla de las culturas maya y española. Se caracteriza por su consistencia espesa y suele contener carne de res, pollo o cerdo, junto con frutas y verduras como zanahorias, patatas, maíz, calabaza y pera. Además, se acompaña con arroz y tortillas.

Entre los ingredientes que no pueden faltarle al pepián los maestros cocineros resaltan el ajonjolí, chiles “güaque y pasa”, tortillas de maíz, tomates, ajos y cilantro. La mezcla otorga a esta receta un sabor único y delicioso, convertida en una de las maravillas gastronómicas más valoradas de Guatemala.

Se trata de uno de los platillos más enraizados en la historia del país y no es callejero, debido a la elaborada preparación que hay detrás, remarcan algunos, mientras otros aseguran que es un manjar de dioses.

Durante las fiestas patrias, los habitantes de este territorio centroamericano aprovechan para degustar comidas típicas como el pepián, los chuchitos y los sabrosos rellenitos.

El sitio Recetas de Guatemala por su parte cuenta.

Su historia se remonta a la época prehispánica, cuando los mayas ya lo elaboraban con semillas y especias. Tras la llegada de los españoles, el plato se enriqueció con nuevas especias y se popularizó en toda la región. A lo largo de los siglos, esta receta ha sido objeto de diversas variaciones y adaptaciones, pero siempre ha mantenido su esencia y sabor únicos.

Una de las anécdotas más interesantes sobre esta receta es que, durante la época colonial, el plato se convirtió en símbolo de resistencia indígena ante la opresión española. Según la leyenda, los esclavos indígenas de una hacienda en Guatemala estaban cansados de la comida que se les daba, por lo que se reunieron en secreto para preparar un pepián con ingredientes que encontraron en el campo. La comida fue todo un éxito, y los esclavos se sintieron fortalecidos y unidos por la experiencia. Desde entonces, se ha convertido en un plato emblemático de la lucha y la resistencia indígena en Guatemala.

Su sabor y su historia lo han convertido en uno de los símbolos más queridos y representativos de la cultura guatemalteca.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.