Comer churrasco pero más divertido que el tradicional “a la plancha”

163

 

Aní Aharonian

Es un dato reconocido que nuestra cultura culinaria nos lleva casi siempre a incluir carne vacuna en nuestras comidas diarias. Eso parece lógico, considerando que Argentina es, mejor dicho fue, unos de los países del mundo con mayor consumo.

En el mundo, es considerado como «país de las vacas», aunque en los últimos años, ha decaído ese consumo por el alto costo de vida, la inflación,  la concentración y sobrepoblación de intermediarios en el mercado, provocando que los argentinos se alejen de la carne como alimento básico.

En 2021, el consumo promedio fue de 47,8 kilos de carne vacuna por habitante, el menor desde 1920…Pero vienen bien ciertas insistencias, y a saber…

En el edificio donde vivo, me asalta cada noche un olorcito (o un aroma) a churrasco a la plancha. Y me pregunto si no hay otra forma de cocinarlo y comerlo. Pensando y explorando, decidí experimentar e investigar otras recetas más divertidas y abundantes. Entre ellas encontré estas dos opciones bien simples, que combinan con cualquier guarnición.

La primera. Churrasco ancho o angosto, de cuadril, de ojo de bife, encebollado.

Un churrasco limpio de grasa.

Una cebolla.

Manteca, 5 gramos.

Sal y pimienta

Primero cortar la cebolla en plumas (picar la mitad y en rodajas). En una sartén agregas la manteca, y cuando esté derretida añades la cebolla. Al momento que se doren, dispones el churrasco y lo dejas que se cocine de ambas caras hasta el punto que te guste: bien cocido, punto medio, jugoso, bleu. El acompañamiento puede ser una ensalada verde.

Y la segunda. Churrasco salteado con vegetales

Dos churrascos

Una cebolla

Un Morrón

Aceite, 10 gramos

Sal y pimienta

Primero cortar la cebolla y el morrón en tiras finas. Asimismo, cortar la carne en tiras finas.

En una sartén, cuando esté caliente el aceite, poner la cebolla y el morrón. Al momento de que estén doradas agregar la carne, sal y pimienta. Si quieres, un toque de comino y ají molido, y revolver, hasta el punto que desees de la carne. Para un buen acompañamiento, te recomiendo unas papas fritas o al horno…

Y ¡buen provecho!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.