A lo cocoliche, con hinojos, pollo, ostras y naranjas

249

Un recetario breve para terminar diciembre y comenzar enero de nuestro calendario solar, y cocoliche al decir de algunos libros de un de nuestros Comensales, que es aquella cocina consecuencia del mestizaje cultural, tan propia de los puertos al menos en las bajadas Este y Oeste del río que le dicen de la Plata pero tiene color dulce de leche.

Ensalada de….y para dos; donde comen dos comen tres; la mesa quedará chica pero el corazón cada día más grande, como conjuro contra las maldades de la política y la economía sobre los cuerpos deseantes de quienes queremos y necesitamos comer.

Single fennel bulb over dark wooden background. Top view, close up

Un hinojo, mediano él, blanco fresco y lustroso; su cuerpo, y que sus ramas y ramillas vayan a la heladera para otro pronto, tal vez, aderezo.

Lo que necesitamos

  • Dos naranjas de ombligo.
  • Aceite de oliva, el más virgen que consiga, pues debe ser que la virginidad solo es elogio entre los jugos de las aceitunas, si de primeras presiones mucho mejor.
  • Aceitunas negras descarozadas; con unos 50 gramos basta.
  • Algo de perejil picado.
  • Sal entrefina y pimienta negra en granos pero molida al propósito.

Qué hacer

Cortamos en cuartos y descascaramos a nuestras dos naranjas, sin sus pieles blancas también, para luego desombligarlas y tajearlas a su vez en trozos pequeños, pero sin desbaratarlos.

Lavamos los hinojos, los dejamos descansar unos muy pocos minutos y lo seccionamos en rodajas finas.

Sobre una fuente plana, allí van naranjas e hinojos, mezclados con las aceitunas negras y sazonados con el aceite de oliva, la sal (muy poca) y la pimienta; apenas un poco del perejil picado.

Si gustan, pueden añadir un puñado de alcaparras.

 

Bocadillos pollunos en salsa de ostras

Fáciles de hacer y económicos aunque eso de las ostras, bueee…Otra vez para dos aunque siendo generosos ante visitas que ¡Uy, justo pasábamos!

Lo que necesitamos

  • Estamos hambrientos y habrá muchos huesitos…Entonces un kilogramo de muslitos o bracitos de pollo, así pídanlos que en algunos chiringos le dicen de un modo y en otros, de otro.
  • Salsa de otras, tres cucharadas soperas. La pueden comprar en alguno de los mercadillos especializados en productos para la cocina asiática. Es cara pero se utiliza de a poco cada vez.
  • Un pocillo de café de salsa de soja.
  • Un cucharadita de pimienta negra molida y otra de pimentón dulce, si ahumado mejor.
  • Muy poca sal (entrefina) porque las salsas utilizadas ya tienen lo suyo.
  • Un puñado de cebolla de verdeo o ciboulette picadas.

Qué hacer

Lavamos y escurrimos las preseas de las aves que no Marías sino de la granja.

Las disponemos sobre una asadera o placa para el horno.

Las pimentamos y las refregamos con la salsa de ostras y la de soja; apenas un poco de sal, y casi mejor que ninguna.

Al horno medio al principio y bajo después, durante unos 30 minutos, hasta que luzcan con ese tono dorado- caramelizado, propio de semejante cocción.

Retiramos y sobre nuestra horneada un algo de lluvia del verdeo o de la ciboullete picadas.

Y a comer con los dedos, para luego chupárselos de sabrosura.

Antes, durante o después; disfruten de aquella, nuestra ensalada.

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.