A la mesa con Landrú, ícono del humorismo gráfico

161

 

Nació en Buenos Aires en 1923 y falleció, allí –aquí, porque tomate se edita desde la capital occidental del Plata -, en 2017. Se llamaba Juan Carlos Colombres, pero decidió firmar como Landrú.

Consideramos que en su universo de grandes humoristas gráficos – Quino, Mordillo, Miguel Brascó, Copi y Oski, entre otros y sin olvidarnos del uruguayo Hermenegildo Sábat – él fue una especie de ícono, alguien de ese maravilloso oficio que merece el título de leyenda.

Publicó sus viñetas desde 1945, cuando editó sus primeros dibujos en la revista Don Fulgencio, de Lino Palacio, otra leyenda. Inolvidable fue su propio semanario, Tía Vicenta (1957-1966), de un humor político, social y cultural pocas veces registrado, antes y después. Desde 1960, fue distribuida como suplemento del diario El Mundo, y llegó a tener una tirada de medio millón de ejemplares.

El comer, la gastronomía, tema que circula y se desarrolla con todo el esplendor de los lenguajes entre cada intersticio de la vida social, no estuvo ausente en su obra. En esta edición damos cuenta de ello con algunas reproducciones.

Pero no queremos cerrar la presente suerte de homenaje sin recordar cuál habría sido su plato preferido, según nos cuenta el artículo Sale un saltimbocca a la romana para Landrú, publicado en el sitio de la Fundación Landrú, el 29 de octubre de 2022: Hace unos días nos preguntamos cuál era el plato preferido de Landrú.

La respuesta nos dejó a todos boquiabiertos. ¿¡Saltimbocca a la romana!? Landrú era fan de una exquisita preparación desconocida por la mayoría de nosotros. Raúl Colombres, su hijo y presidente de la Fundación, nos contó que cada vez que iban a comer afuera, el humorista pedía siempre lo mismo: Saltimbocca a la romana (…). Cada vez que iba a Il Ligure, un tradicional restaurante situado en la calle Juncal al 800 en la zona del centro de Buenos Aires, siempre pedía Saltimbocca a la romana.

La misma publicación nos guía acerca de ese plato propio de la culinaria del Lacio: La receta original incluye 4 bifecitos de ternera cortados bien finos; 4 fetas de jamón crudo y 4 hojas de salvia. Para la cocción, harán falta harina, manteca, aceite de oliva y vino…Para prepararlos hay que golpear los bifes con un mazo para carne, enharinarlos y poner encima una feta de jamón y una hojita de salvia.

Se sujetan con palillos y se colocan en la sartén (en donde previamente se calentó la manteca con un chorrito de aceite) con el lado de la carne hacia abajo. Cuando están doraditos, se agrega vino blanco y se tapa unos minutos hasta que el vino se evapore. Se sirven en una bandeja y el juguito de la cocción se vierte sobre el plato.

¡Buen provecho y salud al gran Landrú!

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.