A la moda del ramen le crecerá la nariz, como a Pinocho

456

Hace ya más que algunos años, un cierto cocinero chino de Nueva York que se hacía llamar Zhou  Xen a uno de nuestros conspicuos comensales tomateros le dijo: El Chop suey fue creado en San Francisco, California, y el afanado ramen (sopa) de los japoneses y de los coreanos es un plato antiguo de la por supuesto antigua cocina china…¿Y el sushi no es acaso una forma de comer pescado propia de los pescadores asiáticos que hasta no hace tantas décadas casi nada más tenía para comer durante sus jornadas de trabajo?…Además, se trata éste último de un plato que se impuso primero en Estados Unidos y después en muchos otros rincones del planeta

El ramen es una sopa a base de caldos con intensos aromas y en el cual, ya hirviente y en un cuenco amplio, se disponen fideos de harina de trigo, vegetales y carnes del tipo que fueren, de cerdos, vacunas, pescados o mariscos, picante o no, agridulce o no.

Mundialmente identificada con las cocinas de Japón y Corea, aunque como se dice por estos lares barrosos del Río de la Plata, la verdad de la milanesa es que se trata de un legendario platillo chino.

La palabra que le da nombre guarda una raíz etimológica sobre la cual no hay acuerdos, salvo en que proviene del chino. Las versiones  más aceptadas dicen que la palabra ramen proviene de lamian o lemian , que son los fideos chinos estirados, o de lao mian que se refiere al modo de cocción de esos fideos, con inmersión en agua hirviendo.

Entre finales de XIX y primeros años del, esos fideos estirados llegaron a Japón con los inmigrantes chinos, quienes preparaban sus sopas en los primeros locales en que se sirvió ramen. Consistían en caldos varios con carnes de cerdo, brotes de bambú, otros vegetales y huevos duros.

Esos mismos inmigrantes introdujeron en Japón un formato de puestos o chiringuitos callejeros en los que vendían gyozas o Jiaozi, que los de la tierra del sol naciente, que le dicen, hicieron propias.

Fue después de la Segunda  Guerra Mundial, entrada la década del ’50, cuando los japoneses se lanzaron a difusión popularizada del ramen, poco menos que convenciendo al mundo de que se trataba de un plato propio.

Ya cuando los ’50 llegaban a su fin se funda en Japón la Nissin Foods, pionera en eso del  ramen industrial.

Poco tiempo después y ya en plena etapa de crecimiento económico, Corea del Sur populariza también esa versión semiartificial del ramen, que suele invadir mercados y tiendas del mundo entero.

Es cierto que los coreanos son amantes de las sopas, y entre las tantas buenas versiones del ramen (no industrial) hay una que quizás sobresalga entre las demás. la de kimchi, que es un tipo de repollo asiático fermentado y picante.

Ahora bien, ¿por qué la mayoría de los golosos y golosas están convencidos que el ramen es un plato japonés, y hasta cierto punto coreano, pero casi nunca reparan en que se trata de una sopa china?

¿Se acuerdan de Zhou  Xen, el cocinero de Nueva York? Siguiendo su razonamiento, y alguna otra de sus consideraciones es probable que la respuesta a esa pregunta sea la siguiente.

Resultaría que la temprana incorporación de Japón primero y Corea del Sur después al mundo del capitalismo global hizo que muy rápidamente adquiriese sus empresarios y publicistas una gimnasia atenta a la hora de publicitar sus respectivas economías gastronómicas…Quizá sea entonces esa la respuesta; y habrá que esperar y seguro que no mucho más, lo que la maquinaria comercial china prepara para vender su cocina al mundo, o será que ya lo viene haciendo con eficacia, es decir sin apuros y sin estridencias, un estilo que la  caracteriza

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.