Una tarta de carne que hasta sabe a empanada

717

Aní Aharonian

Sin dudas, las empanadas de carne son uno de los íconos de la gastronomía argentina, chilena, uruguaya. Lleva tiempo hacer cada empanada, sobre todo si respetamos su repulgue de trece pliegues como las tucumanas. Lo importante es no perder su gustillo de las empanadas – ¿ya se están relamiendo?-, y por eso les propongo una solución igual de sabrosa, pero más práctica y rápida, aunque quizá menos folclórica.

Es una tarta de carne al horno con todas las características del clásico relleno de la empanada criolla, pero hecha con solo dos tapas, las que podrás comprar – las hay decentes – o, si te animás, hacerla en casa.

Lo que se necesita…

Dos discos de masa de tarta para horno, una tacita de aceite, un kilo de cebolla picada, cien gramos de cebolla de verdeo picada, dos morrones rojos picados, un kilo de carne picada, media cucharadita de comino, media de pimentón, sal y pimienta sin exagerar. Adicionalmente, cien gramos de aceitunas verdes o negras…decidan ustedes, tres huevos duros y otro crudo para pincelar.

Para la masa, si queremos evitar la comprada

Trescientos gramos de harina común, ciento cincuenta de manteca, una cucharadita de sal y medio vaso de agua fría.

Primero, hacer un volcán con la harina, diluir la sal y la manteca en el agua. Luego, colocar esta preparación en el centro y comenzar a trabajar con las manos hasta formar la masa. Amasar integrando todos los ingredientes hasta formar un bollo: la masa deberá estar caliente y hay que dejarla entibiar, envuelta en un film. Estirarla con un grosor de tres milímetros y cortarla en forma de dos tapas de 20 centímetros de diámetro.

Entonces

Pelar y picar la cebolla para saltearla en una sartén con apenas una cucharadita de aceite (o manteca), y a fuego medio. Se puede combinar cebolla común con la de verdeo. En este caso, saltea la parte blanca en este paso y reserva la parte verde para más adelante.

Cuando la cebolla se haya transparentado, añadir el morrón previamente limpio, picado, sin las nervaduras blancas ni las semillas. Luego, saltear las verduras unos minutos hasta que estén tiernas (se le puede agregar un cucharadita de agua caliente, para que no se quemen ni se hiervan). Se puede mezclar morrón verde con rojo.

Luego, cuando las verduras estén cocidas, quitarlas del fuego y saltear, en el mismo fondo de cocción, la carne picada. La dinámica puede cambiar: hacerlo en tandas para que no se hierva y tome un color dorado o trabajar todo en conjunto. Se puede agregar al relleno uno o dos huevos duros picados y aceitunas, como en un clásico relleno para empanadas criollas, así como pasas de uva hidratadas en agua caliente. También, se puede agregar un poco de tomate fresco rallado, para aportar más humedad.

No se olvide que, entre tanto, debe preparar el molde (de unos 20 centímetros de diámetro) en el que se horneará la tarta. Cubrir la base con un poco de pan rallado (polenta o avena) para que se mantenga crocante.

Cuando la carne esté salteada, se la mezcla con las verduras y los condimentos al gusto y cuando se enfríe se puede mezclar con el huevo. Si usaste cebolla de verdeo en el primer paso, agrega en este la parte la parte verde picada.

Al tener ya el relleno listo y dispuesto sobre la tapa que cubre la asadera, tapar con el otro disco y cuidar que los bordes queden cerrados

Marcar una pequeña cruz en el centro para que funcione como volcán, liberando el vapor que se genera durante la cocción. Pueden pintar la masa con huevo batido si desea que luzca más dorada. También pueden espolvorearla con azúcar.

La tarta se cocina  en el horno precalentado a 200-220 ºC durante unos 30 minutos. Pueden servirla sola o acompañada con ensalada de vegetales.

Y a disfrutarla.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.