Perú quiere producir vinos tan prestigiosos como su cocina

633

Fernando Gonzales-Lattini necesitó cuatro años de cosechas fallidas para poder producir vino a 2.850 metros sobre el nivel del mar, en la cima de una remota montaña con vistas a cultivos de maíz y papa en los Andes peruanos.

Así infirmó el 12 de noviembre pasado el sitio de la agencia Bloomberg.

Sus vides fueron devastadas por hongos, lo que lo obligó a comprar nuevas y volver a plantarlas. El intento de elaborar uno de los vinos de mayor altitud del mundo también tuvo un costo para su familia. Insatisfechos con la calidad de la educación en la empobrecida región rural, decidieron que su esposa estadounidense se llevara a sus dos hijos a Estados Unidos y los matriculara en una escuela allá.

Pero cuando Gonzales-Lattini produjo sus primeros lotes de Sauvignon Blanc, Cabernet Sauvignon y Sangiovese en 2017, rápidamente apareció un comprador crucial. Desde entonces, casi todas las botellas que ha elaborado se las ha vendido restaurante Central, de Lima, que según las guías gastronómicas globales sería el mejor restaurante del mundo.

Siempre hemos tenido algunos problemas, dice González-Lattini desde Apu Winery, donde ahora vive solo, mientras reflexiona sobre lo que hizo falta para tener éxito. Llegamos a la conclusión que para evitar el hongo teníamos que invertir la cosecha. Su viñedo es uno de los pocos del mundo en que la vendimia se realiza en invierno.

Es un capricho de la geografía, como los que ayudaron a la comida peruana a alcanzar los niveles más altos de la cocina de élite. El tradicional ceviche ha dado paso a menús cada vez más sofisticados, posibles gracias a la diversidad de terrenos del país. En la actualidad, Lima cuenta con cuatro restaurantes en la lista de los más selectos de World’s 50 Best, más que ninguna otra ciudad.

Sin embargo, la viticultura peruana no ha evolucionado de la misma manera.

Aunque Perú fue el mayor productor de vino de América bajo el dominio español, hace mucho tiempo que fue superado por Chile y Argentina, que producen unas 15 veces más al año en climas más templados que tropicales. Los viñedos peruanos —entre los más antiguos del hemisferio, plantados hacia 1540— han dado paso a una forma más mundana de la fruta: la uva de mesa.

España también impuso aranceles y restricciones al vino peruano a partir del siglo XVI. Esto disuadió su producción y propició el crecimiento del pisco, un apetecido aguardiente local a base de uva.

Pero una nueva ola de viticultura peruana podría cambiar el rumbo. Aún incipiente, está siendo fomentada por restaurantes como Central, que apuestan por los vinos de pequeñas partidas elaborados en condiciones extremas o con variedades de uva únicas.

La gastronomía peruana está clamando por vino, dice José Moquillaza, quien elabora vino a partir de uvas que tradicionalmente se utilizan para producir pisco. Este es un país que se está redescubriendo a sí mismo como un país que hace vino, y el abanico de posibilidades adelante tuyo es inmenso, afirma Pietra Possamai, viticultora de Bodega Murga, que también utiliza uvas para pisco.

El restaurante Central ha sido fundamental en este resurgimiento del vino peruano, contribuyendo a potenciar el perfil de sus protagonistas. El restaurante compró la primera cosecha de vino Quebranta de Moquillaza en 2013. Cuatro años después, compró el primer lote completo de Apu. Y ahora también sirve Murga como parte de su menú de degustación por 530 dólares con maridaje de bebidas.

Nuestra meta es fortalecer nuestro menú de bebidas, y se entiende que en Central, nuestro menú es 100% sobre el Perú, explica Diego Vásquez Luque, sommelier y director de bebidas del restaurante limeño y de Kjolle, ubicado en el lugar 28 del ranking mundial.

Los tres viticultores también recibieron el apoyo de uno de los críticos de vino más reconocidos del mundo. En una reciente visita a Perú, el célebre periodista y locutor británico Tim Atkin consideró uno de los vinos de Moquillaza como el mejor blanco del país, uno de Murga el mejor rosado y un Apu el mejor tinto.

A la gente —no solo a los peruanos— le gusta la idea de que Perú haga vino, incluso si no tienen mucha idea de cómo sabe, escribió Atkin en un informe sobre su viaje. Mi corazonada es que está haciendo los mejores vinos de su historia, y vendrán muchos más”.

Si bien Central ha sido un comprador emblemático de vino peruano, hacer un negocio sustentable a partir de pequeños lotes es algo distinto.

Apu espera duplicar con creces su récord anual de 600 botellas este año y Moquillaza ha crecido a solo unos pocos miles de botellas anuales. Ninguna de las dos viñas ha obtenido ganancias todavía y a ambas les encantaría encontrar un socio comercial que pudiera ayudarlas a expandirse.

Esto tiene que convertirse en un negocio rentable, afirma Gonzales-Lattini. Yo vendí mi casa para hacer esto, y todo lo que gané, todo, lo metí a Apu.

Moquillaza fue titular del regulador nacional de valores antes de convertirse en pisquero. Ahora es más conocido por producir el pisco peruano más caro y posiblemente más prestigioso. Su nombre es Inquebrantable, un juego de palabras con el nombre de la uva.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.